Antepuerto del Callao: Ejecutivo ve viable su construcción pero sector privado lo cuestiona

El último viernes, a través de la resolución directorial 010-2020-MTC/18, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones decidió aprobar el Informe de viabilidad para la instalación de plataformas logísticas de tipo antepuerto en el Callao.

Se trata de un documento trabajado en base a las consultorías contratadas por el MTC con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Francisco Eguiguren Praelli que tienen como objetivo declarar la viabilidad técnica y constitucional del proyecto del Antepuerto del Callao, un proyecto que busca reducir la congestión logística en el actual Terminal Portuario del Callao, el cual mueve el 90% de la carga en el país.

Según detalla el informe, el Antepuerto del Callao “se plantea como un recinto de control de ingreso 24/7, destinado a ordenar los tráficos de camiones que esperan para acceder a los recintos portuarios”.

“Esta gestión de ordenamiento de flujos brindaría a los transportadores, a los vehículos y a la carga, la posibilidad de poder contar con un recinto limpio, seguro y vigilado del nivel que requiere el primer nodo logístico del Perú”, señala el informe.

Esto, teniendo en cuenta, que el Callao cuenta con tres terminales portuarios, sin embargo solo tiene un acceso para el mismo, lo cual genera congestión entre los camiones que acuden a cargar y descargar contenedores para importar o exportar.

Las conclusiones del informe

Entre las conclusiones del informe trabajado por la Dirección General de Políticas y Regulación en Transporte Multimodal, señala que la situación actual del Puerto del Callao “refleja las carencias y necesidades existentes en materia de infraestructura y servicios logísticos para el transporte de carga en Lima y Callao”.

Asimismo, se ha podido constatar que dichas necesidades se mantienen insatisfechas por los agentes privados que operan en este sector”, señala el informe.

Por ello, señalan que “hay una exigencia de alto interés público y manifiesta conveniencia nacional por solucionar esta problemática, lo cual requiere la intervención planificadora y ejecutora del Estado Peruano a fin de atender las necesidades existentes de forma integral”.

El informe afirma que el Antepuerto del Callao desarrollaría actividades y brindaría servicios que no son prestados actualmente por ninguna empresa privada por lo que no contraviene el rol subsidiario del Estado en la actividad económica o empresarial, según señala la Constitución.

“La implementación del Antepuerto del Callao no establece un monopolio estatal ni impone restricciones o prohibiciones para la continuidad de las operaciones y servicios logísticos que brindan las empresas privadas en las cercanías del Puerto. Tampoco dispone la exclusividad del Estado o agentes estatales en el uso de las instalaciones del Antepuerto. Por el contrario, su finalidad es precisamente que sean utilizadas por los operadores y transportistas privados”, manifiesta el informe.

Por ello, el MTC considera que se cumple con la condición establecida en la Constitución para que el Estado pueda “subsidiariamente realizar actividad económica empresarial, en forma directa o indirectamente”.

El sector privado cuestiona el Antepuerto

Sin embargo, Fausto Chire, presidente de la Asociación Peruana de Operadores Portuarios (ASSPOR), calificó al proyecto del Antepuerto del Callao como “una aberración y es totalmente inconstitucional”. “No se puede hacer”, sentenció Chire.

Según explica Chire, el problema del Puerto del Callao es un problema más complejo que no se solucionará con un Antepuerto. En primer lugar, señala que la falta de espacio es el principal inconveniente. Actualmente el puerto cuenta con 660,000 metros cuadrados en total. Sin embargo, Chire señala que solo para el manejo de contenedores se necesita 2.3 millones de metros cuadrados. Por lo menos, explica, el puerto necesita 3 millones de metros cuadrados o más, pero solo hay poco más de la sexta parte de lo que se requiere.

“El Callao es un Puerto pequeño y rodeado de zonas pobladas que tiene además de el espacio como principal Cuello de Botella, el tiempo de atención en el ingreso de camiones al Puerto, la congestión y colas se originan porque los operadores limitados de espacio, manejan sus tiempos, limitan el ingreso en sus puertas de acceso, hasta asegurarse de poder cumplir con los tiempos de atención comprometidos dentro de sus instalaciones, mientras tanto debemos esperar, sin que ninguna autoridad intervenga. El Estado lo sabe y es consciente, para de manera interesada presentar ahora como “solución,” un Antepuerto”, manifestó Chire.

En segundo lugar, señala que crear un Antepuerto significaría crear un nuevo costo logístico para las exportaciones e importaciones, pues se tendría que “pagar por esperar”.

“A esa inefeciencia el Estado quiere poner un paliativo llamado un antepuerto, es decir va a cobrar por esperar. El Estado ha dejado que esto vaya tan lejos, que todo lo que hagas es paliativo. Si quiere hacer esa playa, que la haga pero gratis porque el Estado no se ha ocupado de tener áreas alrededor del puerto para el crecimiento futuro”, señala Chire.

En ese sentido, considera que no existe solución inmediata a la congestión. Por el contrario, la única solución viable es un fortalecimiento de puertos alternos para que la demanda de carga del puerto del Callao pueda distribuirse en otros puertos de la costa peruana como Pisco o Chancay.

“Todos los operadores van a tener que pagar un sobrecosto por esperar. Además de todos los costos que siempre han incurrido”, comentó Chire.

Gestión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.