Arequipa: ¿por qué desde hace 6 años no se terminan las obras en la vía de ingreso a la ciudad?

La Variante de Uchumayo es la vía de ingreso a la ciudad de Arequipa. Las obras de mejoramiento de este tramo de 4,7 kilómetros iniciaron a mediados del 2013. De acuerdo al primer expediente técnico su ejecución iba demorar solo 18 meses y su presupuesto ascendía a S/162 millones 849 mil. Han pasado seis años y siguen trabajando en los acabados y su costo bordea los S/630 millones.

A inicios de esta década, la capacidad de la Variante había colapsado. A diario ingresaban y salían un aproximado de 7.500 vehículos, el 45% de ellos de carga pesada. Desde la Panamericana Sur hasta la ciudad los transportistas demoraban un promedio de hora y media por causa del tráfico y del mal estado de la vía, cuando lo regular debía ser 20 minutos.

Mediante Decreto Supremo N° 036 del 2011, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) clasificaba a la Variante de Uchumayo como una ruta del sistema nacional de carreteras. No era competencia del Gobierno Regional de Arequipa (GRA) intervenir en la vía. No obstante, la gestión de Juan Manuel Guillén Benavides, en el 2012, cursó varios oficios a fin de que el MTC reclasifique temporalmente la ruta nacional.

A tanta insistencia y tras garantizar que el GRA contaba con los recursos suficientes para ejecutar las obras de mejoramiento, en enero de 2013 el MTC emite la Resolución Ministerial Nº 057-2013-MTC/02 donde reclasifican la ruta y le transfiere la competencia al gobierno regional. La gestión de Guillén divide la Variante en tres tramos: El tramo I valorizado en S/45 millones 999 mil, el tramo dos II en S/ 54 millones 439 mil, mientras que el tramo III en S/ 62 millones 411 mil. La autoridad se comprometió terminarlo antes que culmine su gestión, en el 2014.

-Primer Tramo-

El primer tramo comprende 1,2 km, desde el Intercambio de la Vía Evitamiento hasta La Progresiva. Se inició a mediados de 2013 y en nueve meses debió culminarse, pero se presentaron problemas con el expediente técnico y la compra de los predios. Los estudios de suelos de la obra no detectaron la existencia de aguas subterráneas en la zona. Hallaron dos bolsones de reserva hídrica de tres metros de profundidad.

El expediente técnico del proyecto valuado en S/. 411.000 no detectó la presencia de agua en el subsuelo. El error del primer estudio le generó adicionales al GRA. A ello se sumó la resistencia de algunos propietarios para ceder sus predios bajo negociación directa y varios optaron por procesos judiciales y arbitrajes. Esta obra ejecutada por administración directa debía demorar nueve meses, pero duró 16.

Al exgobernador regional, Juan Manuel Guillén, apenas le alcanzó su periodo de gestión para dejar el primer tramo y ni siquiera lo pudo inaugurar. De acuerdo a la Resolución Gerencial General N° 085-2015-GRA/GR-GGR, la obra terminó costando S/82 millones 715 mil, casi el doble de lo presupuestado. De ese monto S/25 millones 189 mil fueron directamente para expropiar los predios que se requerían.

-Cuestionamientos-

Una auditoría de la Contraloría General de la República reveló que las expropiaciones causaron un perjuicio económico de S/ 6 millones 702 mil 885, porque no se siguieron los procedimientos establecidos por las normas. El informe N° 367 -2016 detalla que se aprobó el estudio de pre inversión de factibilidad de la obra cuando no se contaba con el saneamiento físico – legal de los predios.

El órgano de control cuestionó que el GRA contrató a un privado para la tasación de los predios, cuando lo debió hacer la Dirección de Construcción del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS). Al consultor le abonaron S/ 72.638 por el trabajo, pero la tasación fue desechada porque recurrieron a otras vías.

-Tramo III-

Para evitar que se repitan las malas experiencias el MTC dispuso que los dos tramos siguientes debieran ejecutarse por contrata y con una empresa supervisora. En el 2015 asume la gobernación Yamila Osorio Delgado cuya promesa principal de campaña era culminar la Variante. Su gestión decide ejecutar primero el tramo III. Este trayecto es de 1,5 km, desde el puente San Isidro hasta la Av. Fernandini.

A fin de demostrar transparencia la gestión de Osorio contrata, en septiembre de 2015, al Organismo Internacional para las Migraciones (OIM) para que se encargue del proceso de licitación de la ejecutora y de la supervisora de la obra. Por este servicio, la OIM recibió S/ 927.427.

En diciembre de ese mismo año la OIM entregó la buena pro del tramo III de la Variante a Ingenieros Civiles y Contratistas Generales (ICCGSA), por un monto de S/ 92 millones 604 mil 122. El plazo de ejecución sería de 335 días (10 meses). También entregó la buena pro de la supervisión al Consorcio Supervisor Arequipa (integrado por Servicios Consultores Andinos y FYNSA). Eso lo realizó en febrero 2016 y el contrato fue por 395 días.

-Mal inicio-

ICCGSA, una de las empresas que pertenece al club de la construcción, en ese momento parecía no tener ningún inconveniente para ejecutar la obra. No obstante, por esas fechas iniciaba la caída Marcelo Odebrecht, cabeza de la constructora Odebrecht, la mayor firma de ingeniería de Brasil y de América Latina.

ICCGSA demoró nueve meses en iniciar la obra inició (septiembre de 2016) por que el GRA no había cumplido con entregar los terrenos. La Gerencia Regional de Infraestructura mediante resolución N° 0231 aprobó el presupuesto total del tramo III. Para ICCGSA era S/ 93 millones 529 mil para que ejecute obra. Pero también se consideraron otros gastos: S/1 millón 800 mil para gestión del proyecto, S/3 millones 392 mil para el plan de desvíos y rutas alternas y S/ 22 millones para las expropiaciones. En total S/ 118 millones 721 mil.

Pese a las ampliaciones que se dieron, la constructora no pudo culminar la obra en el plazo previsto. En enero de 2018, por problemas financieros, liquida a sus trabajadores y abandona la obra cuando tenía un avance de 82% de ejecución. Ante el incumplimiento, el Gobierno Regional resolvió el contrato ICCGSA y tuvo que terminar la obra por administración directa con el dinero de las cartas fianzas valorizadas en S/ 34 millones.

Por la demora, el GRA tuvo que pagar un lucro cesante a todos los comercios que se afectaron por el cierre de la vía. El monto alcanzó los S/ 2 millones 729 mil. Pese a los perjuicios que dejó la constructora, ésta no se quedó tranquila y demandó al GRA a un proceso de arbitraje para recuperar lo correspondiente a las cartas fianza. Actualmente el proceso sigue en curso.

-Observaciones-

Este tramo también fue observado por la Contraloría. Según la Auditoría N°629-2018 desde el inicio se presentaron irregularidades. Una de las más serias es el incremento del monto de la obra sin justificación. El GRA aprobó en mayo de 2015 el expediente técnico de la Variante de Uchumayo con un presupuesto de S/ 77 millones 877 mil, sin embargo, dos meses después, en julio de 2015, el GRA modificó la cifra y aprobó el mismo expediente con un monto de S/ 88 millones 373 mil, casi S/ 10 millones más que el anterior sin justificación alguna.

El órgano de control también detectó que aprobaron un expediente técnico incompleto, sin Estudio de Impacto Ambiental (EIA). Solo contaba con una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), documento que no se ajusta a las exigencias de una gran obra como la Variante. El expediente no tenía drenaje pluvial, cambios de redes de servicios básicos, ni los accesos. La falta de inclusión de estos detalles generaron un aumento de presupuesto a futuro de S/6 millones 832 mil 132.

El convenio con OIM no cumplió con todos los requisitos que exige la Ley de Contrataciones. También cuestionó el adelanto de S/19 millones 500 mil a ICCGSA, cuando este no había iniciado las obras. Los auditores encontraron deficiencias constructivas en el pavimento y en las losas, identificaron 193 fisuras y agrietamientos. En todo este proceso la Contraloría identificó a 24 responsables, entre funcionarios de confianza de Osorio, servidores públicos y consejeros regionales.

-Tramo II-

Aun no se terminaba el tramo III cuando la gestión de Yamila Osorio licitó el tramo II que comprende dos kilómetros . En diciembre 2017 el GRA firmó contrato con el Consorcio Uchumayo, integrada por las empresas Extraco Sucursal Perú, Constructora MPM S.A y Constructora & Contratistas Generales Philadelfia SAC. por un monto de S/ 119 millones. La obra debió culminarse en siete meses, en julio de 2018.

En el día de la firma del contrato la ex gobernadora Yamila Osorio se comprometió hacer cumplir los plazos y aseguró que no se repetiría la mala experiencia de ICCGSA. Pero una de las empresas del consorcio ya venía con antecedentes negativos. Extraco Sucursal Perú había dejado abandonado una obra de S/ 93 millones en Cajamarca, además de que tenía una sanción del Tribunal de Contrataciones del Estado.

Cuando ejecutaba la obra, la constructora encontró pozos de agua subterránea que no fueron advertidas en el expediente del tramo II, pese a que ya había antecedentes en el tramo I. La gestión de Yamila Osorio dio ampliaciones de plazo y adendas a la empresa. Además el gobierno regional asumió directamente S/ 6 millones mediante la modalidad de reducción de prestaciones. La empresa no avanzaba con la ejecución y por el contrario demandaba más adicionales, todos basados en un expediente mal hecho. Ante las insistentes demandas a la empresa se le adicionó S/ 13.7 millones más.

-Nuevo gobierno-

Cuando ingresó al gobierno Elmer Cáceres Llica (2019) prometió culminar la obra en tres meses y denunciar a todos los ex funcionarios por las irregularidades que generaron costos millonarios al Estado. Las obras no avanzaban, la empresa seguía demandando más adicionales. Mientras tanto el pago por lucro cesante a los comercios afectados crecía. A los afectados por el tramo III el GRA pagó S/ 8 millones 705 mil. Todos los señores que tenían sus tiendas o locales comerciales fueron reparados.

A fin de acelerar la culminación de la obra, la gestión de Cáceres intervino de manera directa en una parte. Invirtió S/ 14 millones de los recursos del GRA para la construcción de un muro de contención, el puente peatonal. En total, en este tramo, el GRA asumió S/ 20.1 millones en obras directas.

Pese a que no se culminó por completo la Variante, Cáceres Llica apertura la vía el 15 de agosto de 2019 por el aniversario de Arequipa. El gobernador quiso darle su estilo a la obra. Elaboró un nuevo proyecto valorizado en S/ 2 millones 896 mil para la instalación de 12 murales y tres esculturas de la trinidad andina (cóndor, puma andino y serpiente) colocadas al ingreso de la Variante. Actualmente continúan con las obras artística.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.