Ciclovías de la muerte

Luis Díaz Venero perdió el dedo meñique. Lo que empezó con una simple cleteada con amigos en la Costa Verde acabó en un recorrido nocturno por múltiples hospitales y clínicas. Ninguno de los establecimientos de salud contaban con los doctores especialistas que podrían haberle salvado el dedo. Pero, ¿por qué Luis y sus amigos decidieron ir a montar bicicleta ahí? De hecho, no lo hubieran hecho de no haber sido animados por los anuncios de la municipalidad de Lima en los medios y las redes acerca de la inauguración de la sección Escardó-Virú de la Costa Verde que incluía una ciclovía.

Sin embargo, a la buena noticia de más infraestructura ciclista, rápidamente surgieron las críticas ante las fotos que mostraban el tipo de trazo de la ciclovía. Los propios ciclistas y especialistas cuestionaron la seguridad de la misma y a los dos días de la inauguración el promotor del ciclismo urbano Nils Castro denunció que la ciclovía no estaba terminada. Publicó unas fotos de una estructura que, por lo precaria que se veía, más parecía un andamio pero que resultó ser un puente provisional. Peor aún, a mi consulta en Twitter acerca de la estructura, la propia municipalidad de Lima el 2 de marzo me respondió esto: “… es una estructura provisional que da conectividad al puente peatonal y a la ciclovía que se inicia en la Av. Costanera. Su instalación está debidamente señalizada y cumple con todo lo reglamentario para el uso del transporte no motorizado”.

Luis tuvo una caída en ese puente provisional y por el tipo de estructura, su dedo quedó atracado entre los fierros y le fue cercenado inmediatamente. Dudo que ese reglamento, al que los de la MML hacen referencia, considere que los seres humanos debamos tener cuatro dedos en lugar de cinco. Pero, ¿por qué el Alcalde Muñoz inaugura una obra inconclusa? ¿Por qué insisten en que los técnicos de Emape, que ni son capaces de diseñar buenas pistas, sean quienes también diseñen las ciclovías? Y, ¿por qué el programa No Motorizado – Ciclolima de la propia municipalidad de Lima no tiene verdadera injerencia sobre las ciclovías que están empezando a construir? Varios colectivos ciclistas publicaron un pronunciamiento en el que reclaman un verdadero compromiso con la movilidad sostenible además de infraestructura ciclista segura, entre otras cosas.

Luis solo perdió un dedo. Tuvo suerte pues a los pocos días otro ciclista murió atropellado por un bus del Corredor Rojo en la Av. Javier Prado. ¿Cuántos más ciclistas estamos dispuestos a perder? Yo no quiero ni uno más, Alcalde Muñoz, ¿cuántos más aguanta usted.

Fuente: Perú 21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.