29 febrero, 2024

¿Qué dice el texto sustitutorio que establece la creación de la Autoridad Nacional de Infraestructura?

La Comisión Permanente del Congreso aprobó en segunda votación el texto sustitutorio para la creación de la Autoridad Nacional de Infraestructura (ANIN). El proyecto ya había sido aprobado por el Pleno el 20 de junio pasado, pero incorporó una serie de comentarios y sugerencias de la Comisión de Descentralización y de otros parlamentarios.

Entre estos está la posibilidad de que el Ejecutivo decida fusionar la ANIN con la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC). Esta medida no exige que la entidad absorba a la ARCC, que tiene vigencia hasta el 31 de diciembre del 2023, sino que el Gobierno puede aprobar ello a través de un Decreto Supremo.

Como se recuerda, la primera versión de proyecto establecía la obligatoriedad de esta fusión. En el documento corregido (y que fue aprobado en primera votación por el Pleno, no se consideró la mención a la ARCC. Hace semanas el presidente del Consejo de Ministros, Alberto Otárola, indicó ante la Comisión de Constitución y Reglamento que si bien el texto del proyecto no mencionaba esta posibilidad, el Estado tenía la potestad de fusionar ambas entidades. Finalmente el sustitutorio puso fin a esa ambigüedad.

Otras disposiciones adicionales son que la ANIN deberá coordinar sus acciones con el Ceplan en el marco del Plan Estratégico de Desarrollo Nacional al 2050 o que el tiempo máximo de evaluación para los instrumentos de gestión ambiental será de 90 días hábiles (en la propuesta original era de 30).

El texto sustitutorio obtuvo 23 votos a favor, seis en contra y una abstención.

Como se recuerda, la ANIN será una entidad que dispondrá la formulación, ejecución y mantenimiento de proyectos o grandes inversiones de infraestructura para cerrar brechas. La cartera de proyectos de la ANIN estará integrada por obras con montos de inversión iguales o mayores a S/200 millones que se encuentren en la programación multianual de inversiones vigente y que no tengan ejecución física. También se podrá incluir a otros proyectos sin ejecución física cuyo monto de inversión se encuentre entre los S/40 millones y los S/200 millones solo cuando se traten de intervenciones multisectoriales conjuntas con enfoque de desarrollo territorial y alto impacto económico.

Reacciones

Para Juan José Cárdenas, socio de Damma Legal Advisors, la creación de la ANIN es positiva, pero los cambios en la norma sobre la absorción de la ARCC pueden considerarse como una falta de dirección hacia el futuro de esta última entidad.

“Yo creo que la fusión debería darse después de que la ARCC termine la construcción de infraestructuras y se debe incorporar a sus funcionarios para asumir roles de la ANIN, pero no hay una ruta clara sobre lo que se quiere hacer con la ARCC, o sobre cuándo se dará la fusión”, indicó.

En ese sentido resaltó que no es una obligación que el Ejecutivo disponga la absorción una vez se instale la ANIN, lo que dejaría abierta la posibilidad de que esta se realice en cualquier momento. Es decir, no es un requisito que se fusionen ambas entidades al momento de la entrada en vigencia del ANIN, por lo que podría tomar meses hasta que el Consejo de Ministros de turno lo decida.

Por su parte, Camilo Carrillo, director ejecutivo de Infraestructura en EY, la absorción de la ARCC debería darse desde el primer día de la ANIN para que se pueda contar con los funcionarios capacitados a disposición desde el primer momento.

“La absorción implicará automáticamente que toda la parte administrativa, el personal y los contratos a cargo de la ARCC pasen a ser de la ANIN. Seguramente en el proceso se harán cambios en la parte gerencial, pero si se da este paso desde el primer día, la ANIN podrá operar desde el primer momento. La realidad nos dice que la ARCC es una entidad que funciona, con sus bemoles, por lo que se debe de hacer [la fusión] para que la ANIN no tenga un tiempo de parálisis”, señaló.

En tanto, Ronald Fernández Dávila, socio del estudio PPU, indicó que si bien la norma es positiva en el papel, se deben dar las capacitaciones necesarias para que los funcionarios puedan ejecutar los proyectos a través de la nuevas normativas planteadas.

“No solo se debe decir que la ANIN manejará los proyectos, sino se debe buscar que los funcionarios cuenten con el conocimiento para la gestión de los mismos. Esto es por el nivel de gestión técnica que se tendrá, con otros tipos de contrato, como los NEC [New Engineering Contract, un modelo de contratos con estándares internacionales]. La ley tiene cosas buenas en el papel, pero debes de generar conocimiento, entrenar y capacitar sobre cómo deben funcionar los nuevos contratos. Sino esto no va a avanzar”, advirtió.

Asimismo, sugirió que se especificara de manera explícita en publicaciones posteriores que todos los proyectos de la ARCC pasarán legalmente a ser manejados y concluidos por la ANIN.

El Comercio