Transporte de automóviles no encuentra aún la nueva normalidad

El fin de semana del Día de los Caídos, que suele marcar el inicio de la temporada de mayor uso de automóviles en Estados Unidos, ya ha quedado atrás. Los datos de uso de coches por parte de los estadounidenses ya han llegado, y son un poco ruidosos. Las tendencias de movilidad de Apple muestran que las búsquedas de direcciones solo cayeron un 4% respecto a las cifras de base, pero el consumo de gasolina fue entre un 25% y un 35% inferior a las cifras del año anterior. No solo estamos lejos de la vieja normalidad en el transporte por carretera, sino que parece que todavía estamos bastante lejos de establecer una nueva normalidad.

Sin embargo, hay otro conjunto de datos recientes con una tendencia positiva en la conducción de EE.UU.: las muertes anuales por tráfico. La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras estima que 36,120 personas murieron en accidentes automovilísticos el año pasado, un 1.2% menos que en el 2018, el tercer año consecutivo en que disminuyen las muertes por accidentes de tráfico en EE.UU.

En particular, las muertes disminuyeron no solo para los conductores (un 3% menos que en el 2018), sino también para los pasajeros (un 4% menos), motociclistas (un 1% menos), “ciclistas de pedales” (un 3% menos) y peatones (un 2% menos). Esa última cifra, en particular, es una de las inusuales disminuciones en las muertes de peatones desde el 2009, y un positivo contraste con el aumento de más del 50% en los diez últimos años.

La reducción de las muertes se produjo pese a que los kilómetros recorridos en vehículos estadounidenses alcanzaron un máximo histórico. Los estadounidenses condujeron más de 5 billones de kilómetros el año pasado, aproximadamente un 8% más que 12 años antes.

Las víctimas mortales de tráfico siguieron un patrón bastante diferente, aumentando ligeramente hasta el 2005 antes de caer significativamente durante la crisis financiera. Las muertes comenzaron a aumentar a medida que aumentaba el tráfico por carretera, pero con una tasa de crecimiento más significativa. Ahora, los dos patrones han divergido: los kilómetros por vehículos (al menos hasta el 2019) aumentaron, mientras que las muertes disminuyeron tres años seguidos.

No hace falta decir que la pandemia de coronavirus podría cambiar significativamente estos patrones. La cifra de kilómetros conducidos en el 2020 seguramente será inferior que la del año pasado, aunque la diferencia dependerá en gran medida de cómo evolucione la pandemia en los próximos meses. Con muchas carreteras en gran parte desiertas ahora, ha habido un aumento en la conducción de alta velocidad, lo que ha llevado a un aumento en las muertes. Como dijo una autoridad de transporte del estado de Minnesota: “Hemos tenido la mitad de tráfico y el doble de muertes”, un resultado difícilmente deseable del confinamiento.

Gestión

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *