Viva Air y su estrategia ante paralización de vuelos: ‘Estamos eliminando costos que no sean esenciales’

Félix Antelo, CEO y presidente del Grupo Viva Air, califica la crisis por la que atraviesa el sector aerocomercial –paralizada desde hace un mes tras el cierre de fronteras de Perú y Colombia para evitar la propagación del coronavirus– como ‘la más severa de la historia del transporte aéreo, mucha más dañina que el atentado en las Torres Gemelas, la gripe SARS o la fiebre porcina’.

El ejecutivo –que lidera las riendas de Viva Air– explicó a Gestión.pe la situación que atraviesa su compañía ante la falta de liquidez, por lo que reiteró –en concordancia con la IATA– la necesidad de que desde el Gobierno se le otorgue una línea de crédito a las aerolíneas. “El préstamo que estamos pidiendo es a cinco años con tres años de gracia”, subraya.

¿Cómo está afectando la pandemia del Covid-19 a las compañías aéreas?

Esta es la crisis más severa en la historia del transporte aéreo y mucho más dañina que las Torres Gemelas, la gripe del SARS o la fiebre porcina porque básicamente las compañías se ven forzadas a frenar totalmente sus operaciones en muchos países al mismo tiempo, cosa que nunca antes había sucedido. Eso es lo primero para ponerlo en contexto y lo segundo es que las compañías aéreas nos dedicamos a juntar personas, familias, negocios y hoy el mundo lo que está pidiendo –porque es lo mejor y los más sano– es separarnos. En esa sola contradicción, recae todo el problema que tenemos las líneas áreas actualmente. Esta es una industria que tiene un componente muy alto de costos fijos, que tienen que pagarse incluso –si no se vuela– lo que genera mucha presión. Si no hay acciones rápidas, ni apoyo gubernamental urgente y decisivo en los próximos días hay un riesgo grande de que muchas compañías aéreas desaparezcan.

¿De qué manera está impactando esta situación a Viva Air?

Dentro de esta coyuntura tenemos una ventaja, que es una estructura de costos mucho más controlada y eficiente que las competidoras. No obstante, tenemos que seguir pagando los alquileres de los aviones –eso es un costo fijo– dado que tenemos 20 aviones que están parados; al igual que la nómina de nuestros empleados; los alquileres de las oficinas, entre otros costos. Lo que sucede es que no estamos generando ventas porque no estamos volando. Lo que necesitamos es liquidez. Nuestra preocupación es cómo tener caja para afrontar nuestros costos fijos. Ante ello es absolutamente fundamental que los diferentes gobiernos entiendan cuál es la situación del sector para que en conjunto trabajemos acciones que sirvan a las aerolíneas.

¿Qué tipo de acciones?

Básicamente se dividen en dos: una línea de crédito blanda a tasas atractivas con periodos de gracia. En concreto, préstamos para que las compañías puedan subsistir en los meses que vienen y tengan la suficiente liquidez y caja para pagar obligaciones. Y el otro ámbito es algunos beneficios tributarios: no pagar IVA en el segundo semestre o eliminar tasas aeroportuarios. Si ello se elimina transitoriamente ayudará también a tener caja a las empresas aéreas. Esta situación nadie sabe cuando va a terminar, pero si estimamos que va a tener un impacto muy fuerte en todo el segundo trimestre y segundo semestre. Recién en el 2021 volveríamos a ver cifras que se acerquen a lo que teníamos antes del Covid-19.

Respecto a la línea de crédito, ¿de cuánto estamos hablando?

Es un número razonable, de acuerdo al tamaño y a la operación de Viva. Lo que si te puede decir es que tiene que ser un préstamo a un interés razonable, ojalá con algún descuento sobre la tasa (de interés) del mercado. El préstamo que estamos pidiendo es a cinco años con tres años de gracia. El concepto es que sea un crédito puente para atravesar este momento tan complejo que va a durar varias semanas o quizás meses, con muy pocos ingresos hasta que el tráfico aéreo sea reabierto.

¿Han tenido alguna respuesta del Ejecutivo?

Había estado un poco frenada la conversación con el ministerio de Transporte y Economías y Finanzas, pero finales de la semana pasada e inicio de esta semana [la entrevista se realizó el viernes 2 abril] se reactivaron los diálogos. El Gobierno entiende lo importante del sector aéreo y la situación complicada que estamos atravesando por lo que esperaría que hayan novedades en los próximos días o semanas.

En materia laboral, ¿han llegado algún tipo de acuerdo con sus colaboradores similar a Avianca o Latam?

Por lo próximos tres meses: abril, mayo y junio, me he bajado el salario en 70% voluntariamente y acordamos –con toda la compañía– que los ejecutivos, vicepresidentes, gerentes, directores y pilotos tendrán una baja de salario de 50% y el resto de empleados una rebaja del salario de 30%. Eso es lo que hemos acordado con nuestros colaboradores porque no queremos despedir a nadie y sabemos que esta situación es pasajera y que el tráfico va a volver. Queremos preservar el empleo al máximo posible.
-Conquistando la confianza de los usuarios-

¿Cuál será la estrategia de Viva Air para ganarse la confianza de los consumidores?

Lo primero que van a volver (a operar una vez que se abra el aeropuerto) son los vuelos nacionales. Va a ser lo primero que va a generar tráfico porque –en general– los pasajeros se van a sentir más gusto viajando dentro de su país, que fuera. En ese sentido, Viva la ventaja que más del 90% de nuestros vuelos son domésticos tanto en Colombia y Perú. ¿Cómo retomaremos la confianza del consumidor? Después del 11 de setiembre, del atentado a las Torres Gemelas, cambiaron los protocolos de seguridad para viajar. Estamos coordinando con las autoridades para instalar protocolos necesarios como tomarle la temperatura a los pasajeros antes abordar; que tengan un certificado de sanidad para volar; el uso tapabocas e incluso dejar el asiento del costado libre en la medida que se pueda. En concreto, hay muchas acciones que se están discutiendo, pero todavía no hay nada implementado. Va ser una combinación de protocolos de seguridad nuevos y de higiene ya que tendemos que ir aprendiendo a convivir con este virus hasta que llegue la vacuna.

¿Están pensando en cambiar el modelo de gestión o algunas medidas de flexibilización dentro del modelo ‘low cost’?

No, el modelo de bajo costo tiene más ventajas, en el sentido de que nosotros estamos listos para volver a volar cuando las autoridades así los dispongan tanto en Perú y Colombia. Estamos más convencidos que nunca de nuestro modelo porque nos permite precios más bajos, ya que el cliente paga solo por lo que necesita. Ahora yendo a tu pregunta habría flexibilización de ciertas políticas. Por ejemplo, que este vacío el asiento de lado para dar facilidades a los pasajeros (y evitar un posible contagio de Covid-19).

Hasta antes de la paralización de operaciones, Viva Air volaba en Perú a 12 destinaciones nacionales y 3 conexiones internacionales, ¿se va a variar el itinerario?

Vamos a volver con un itinerario reducido porque la demanda va ser mucho menor. La meta es poder mantener todos los destinos. Probablemente algunos destinos –las primeras semanas o meses de operación no cubramos– y a medida que avancen los días, volveremos al panorama antes del Covid-19. Lo estamos estudiando detenidamente: a los destinos principales vamos a volar y a los destinos más pequeños, con tráficos más reducidos, probablemente se vean afectados, pero a medida que se normalice, lo retomaremos. Por un tema de regulación vamos a empezar a operar los vuelos domésticos mientras que los internacionales serán retomados más adelante. En el caso de Perú volamos desde Lima a Bogotá y a Medellín. Igual ocurre con el vuelo de Medellín a Miami.

A inicios de años, se anunció nuevos destinos nacionales e internacionales, ¿estos anuncios han quedado paralizados?

Teníamos en carpeta varios destinos nuevos: internacionales y algunos destinos nacionales. No te digo que están paralizados hasta el 2021 porque esto es tan dinámico que puede cambiar. Muchos de los anuncios (de nuevos destinos) lo íbamos hacer entre abril y mayo, pero con el avance del Covid-19 estos anuncios se han pospuesto. Seguramente,empecemos a volar hacia finales de año, antes del 2021 entre los meses de noviembre y diciembre para empezar una temporada alta. Eran destinos internacionales, a países de Centroamérica.

Fuente: Gestión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.