22 julio, 2024

Juan Álvarez: “El distrito de Chancay siempre ha sido portuario”

7

A pesar de estar en el ADN del chancayano “el ser portuario”, este distrito y su puerto, ubicados a 80 kilómetros de la capital peruana, Lima, cayó en un letargo de décadas, dejando atrás la bullante actividad comercial del siglo XIX y comienzos del XX cuando las naves que tocaban las costas sudamericanas tenían que cargarse y descargarse por medio de lanchones.

Esa imagen, que muchos lectores podrán traer a la memoria si es que han visto una obra pictórica de algún maestro europeo o latinoamericano de la época, terminará de quedar en el recuerdo de los chancayanos una vez que Cosco Shipping Ports y  Volcan Compañía Minera, inauguren -a fines del año que viene- al megapuerto de Chancay.

En entrevista con Portal Portuario, el alcalde distrital de Chancay, Juan Álvarez, se refirió a lo que significa albergar en su comunidad una mega infraestructura y a una empresa multinacional china como Cosco Shopping Ports. 

Juan Álvarez, alcalde distrital de Chancay.

¿Qué significa hoy, pero también qué significará mañana para Chancay tener un megapuerto? 

 El distrito de Chancay ha sido siempre portuario, pero la tecnología se quedó en el tiempo y Chancay dejó de ser puerto. Por este lugar se exportaba harina de pescado, algodón y hasta explosivos bajo el sistema anacrónico de lanchones. Ahora, como este lugar tiene las condiciones de ser un puerto de las dimensiones que vienen ahora para lo cual también ha habido voluntad política y para nosotros es una señal de cómo la inversión privada puede participar en el desarrollo del país, porque en el Perú algunas inversiones han quedado detenidas por falta de voluntad o por la convulsión social. He sido una de las pocas autoridades que apertura a que estas grandes inversiones vengan, porque van a generar divisas y empleos. Aquí en el distrito de Chancay tenemos un promedio de 1.000 alumnos que terminan su secundaria de forma anual ¿dónde se van?, entonces abrimos y este proyecto va a ser el inicio de la industrialización de Chancay y del Perú.

¿Qué tan complejo o cuánto demoró concretar la llegada de esta empresa china y el inicio de las obras?

Una cosa es la voluntad política del gobernante donde se ubica esta construcción. Este es mi cuarto periodo como alcalde y esa ha sido una fortaleza para el proyecto de encontrar una autoridad con tres periodos consecutivos y con predisposición al respecto, pero -a su vez- los goiernos nacionales desde Allan García, pasando por Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski y todos los que han venido, han tenido la voluntad de que esta obra se lleve a cabo en el distrito, donde -además- ha habido una oposición muy reducida. Esta ha sido una oportunidad en que no podíamos perder, que llegó en 2008 y que, en 15 años, estamos ya concretando con empresas locales del Perú y fue cuando llegaron los chinos cuando se aceleraron las cosas. La población, además, poco a poco lo ha ido asimilando y han tomado como suya esta gran obra.

¿Se siente portuario en habitante de Chancay o es identidad se perdió con los lanchones? 

Todos los auténticos chancayanos están convencidos de que el puerto tenía que quedarse, porque se trata de un tema histórico, pero como en el Perú hay mucha migración, son ellos los que se han instalado cerca del puerto y han sido afectados por este movimiento, pero ahora han asumido que esta obra es parte del desarrollo de nuestro distrito y del país.

¿Cuánto afectó la popularidad del proyecto el derrumbe en el túnel de acceso que afectó a varias casas aledañas a la Panamericana norte? 

Fue una preocupación, pero que se diluyó al breve tiempo. Fue un acontencimiento de esta subsidencia, pero que la empresa rápidamente pudo hacer su trabajo de responsabilidad social y en un plazo de 15 días se solucionó, porque la empresa reubicó a las personas y las ha indemnizado. Ya se solucionó la incidencia y solo están a la espera de que la Autoridad Portuaria Nacional les de la autorización para comenzar en ese lugar la construcción del viaducto. La incidencia fue más bien un ruido mediático, no ha sido un daño inmenso, no hubo pérdidas humanas ni personas accidentadas.

¿Cómo se percibe en una localidad, tal vez pequeña como la suya, la construcción de un puerto de tan grandes dimensiones? ¿cuáles son las expectativas?

Chancay se encuentra a 80 kilómetros al norte de la capital, Lima, con 65 mil habitantes, una población muy modesta, pero la gente está esperanzada en que una empresa como esta va a traer trabajo, divisa y desarrollo para el país. Los jóvenes están más esperanzados aún, porque cuando esta obra esté en funcionamiento, habrá negocios y remuneración. En Chancay se están dando la creación de nuevos servicios, restaurantes, hoteles y transporte, dando una señal de lo que sucederá cuando entre en funcionamiento este puerto.

Además hay otras áreas vinculadas al puerto como una zona franca ¿Qué antecedente puede aportar sobre esto? 

El Gobierno Nacional, a través del Congreso de la República, está destinando un área de 900 hectáreas para la instalación de una zona franca que queda  uy cerca del puerto. Esta zona franca atraerá industrias para Chancay y generación de empleo, además de divisas para el distrito, siempre que las autoridades que vengan sepan emplear este patrimonio. Hay un sentimiento de esperanza, de oportunidades y, por lo mismo, tenemos que capacitar a los jóvenes para que estén preparados para cuando esto comience.

La actividad portuaria también tiene una licencia social en base a la relación ciudad puerto ¿Hay algún modelo que le agrade? 

En eso estamos. Ha venido la AIVP, en la figura de Carlos Mondaca, que me está premuniendo de informaciones, porque esto para nosotros es absolutamente novedoso. Tenemos que recoger experiencia de otros países, porque este puerto va a abrir las fronteras, por lo que agradezco a Carlos su interés, porque aquí en Chancay necesitamos mayores conocimientos a efectos que podamos sacar adelante este puerto y que comulgue con la ciudad para que, después, no tengamos una situación de lamentos.

Desde el Gobierno central peruano se ha insistido que Chancay será el hub sudamericano, se ha dicho incluso que empresas chilenas estarían interesadas en mover su carga por ese puerto ¿Qué tan abierta es la mentalidad del chancayano para hacer negocios e interactuar con el mundo, incluso con los chilenos con los que -sabemos- existe cierta rivalidad? 

Creo que eso fue parte de la historia. Hoy es un tiempo en que tenemos que complementarnos todos, no de disputas. El Puerto de Chancay, al nivel de como se está presentando, creo que va a representar una oportunidad para Chile y para Ecuador, países que antes tenían que llevar y concentrar cargas en Manzanillo, en México, ahora podrán hacerlo en Perú. Los brasileños también han venido aquí con ánimo de hacer inversiones  y nosotros vamos a abrir las puertas para mantenernos todos en desarrollo. Esta infraestructura será muy beneficiosa para la comunidad latina.

Se dicen que este puerto estará listo el año que viene ¿Qué sabe usted?

En base a mi experiencia política, cuando se trata de una inversión pública un proyecto toma unos diez años, pero como esta es una inversión privada, además impulsada por los chinos, me ha sorprendido su velocidad, poque esto partió construyéndose en 2021 y creo que para la APEC, en un año más, estaríamos con un 95% de avance y para 2025 a pleno funcionamiento.

¿Cuánto se va a demorar Chancay en tomar el liderazgo portuario del Perú?

Creo que, por sus características, va a tener gran protagonismo en el Perú. Va a disputar con otros sitios, pero creo que en unos 20 años se tendrá total claridad.

Fuente : Portal Portuario .

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES









OPORTUNIDADES